Los vecinos de Torrero celebran la XXXIV Bajada del Canal contra los excesos especulativos en el barrio

Una imagen de la Bajada del Canal 2016, que se celebró ayer.

Una imagen de la Bajada del Canal 2016, que se celebró ayer.

  • El jolgorio, la imaginación y la alegría llenaron un año más las aguas del canal durante el descenso y después el parque de La Paz, en una jornada de fiesta y reivindicación

  • Una comida popular, la lectura del Manifiesto de la Bajada, la música y la solidaridad fueron los protagonistas en el cierre a una semana de cultura, lucha vecinal y fiesta en el barrio


La Semana Cultural del barrio de Torrero culminó este domingo con la celebración de la XXXIV Bajada del Canal, un acto tradicional y multitudinario, con el que Torrero volvió a exhibir su “carácter combativo” y de reivindicación.

Un año más, los vecinos del barrio tomaron las aguas del canal con embarcaciones diversas y variopintas. Un reflejo del espíritu de fiesta, reivindicaciones y lucha vecinal que ha caracterizado siempre a Torrero. Y que se ha expresado una vez más con todas las actividades desplegadas en la Semana Cultural que ha rodeado a la Bajada del domingo.

Las singulares embarcaciones volvieron a las aguas

Las singulares embarcaciones volvieron a las aguas

Desde las 10:30, los participantes se reunieron en el puente del Rincón de Goya para iniciar la travesía. Cachivaches que a veces parecen próximos a naufragar, embarcaciones artesanas e improbables, neumáticos con cualquier utensilio como remo…

El colorido, el jolgorio y la fiesta se adueñaron de nuevo de esta vía fluvial.

Fiesta en el parque

La Bajada se desarrolló desde este punto hasta el parque de La Paz. Allí, los navegantes volvieron a poner pie en tierra y arrancó una jornada de convivencia y fiesta con la comida popular que habían organizado los convocantes: las asociaciones vecinales La Paz y Venecia-Montes de Torrero, así como la Asociación Cultural El Cantero.

En el parque, los vecinos y vecinas disfrutaron de la comida popular, servicio de bar, puestos de artesanía y de colectivos sociales… y hasta la posibilidad de hacer sonoras sus reivindicaciones con el micrófono abierto que durante toda la jornada estuvo a su disposición.

A las 16:45, finalizado el almuerzo, se leyó el Manifiesto de la Bajada del Canal, una celebración que otro año más “sigue adelante con el mismo espíritu combativo que la vio nacer“. De fondo, como toda la semana desde que se celebró el Pasacalles reivindicativo que abrió la semana, la organización llamó a sus vecinos a oponerse a la especulación comercial que encarna el futuro supermercado en los terrenos del colegio Lestonnac.

Torrero volvió a manifestarse, con alegría, ingenio y energía, navegando las aguas del canal frente a los excesos del “machismo, la homofobia, el racismo, la precariedad, el imperialismo, la explotación, el paro y el fanatismo religioso”.