Las BRIF y Arainfo, nuevos embajadores de la República Independiente de Torrero

imagen aniversario república independiente de torrero

Una imagen del XVIII Aniversario de la proclamación de la República Independiente de Torrero. [Foto: Primo Romero]

  • El 18º Aniversario de la proclamación se celebró con una comida popular y el acto central, en el que se leyó un manifiesto que reivindicó Torrero barrio “digno de ser vivido”

  • La BRIF y Arainfo fueron nombrados este año embajadoras y embajadores de la República Independiente de Torrero, en el acto celebrado el pasado domingo 27 de diciembre


La República Independiente de Torrero celebró el pasado 27 de diciembre el 18º aniversario de su proclamación. Para festejarlo, tuvo lugar una comida popular con todos los vecinos que quisieron participar de la ocasión. Y se nombraron embajadores y embajadoras de la república, como cada año: en este 2015 que se acaba el honor correspondió a las BRIF (Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales) y Arainfo.

Cartel de Azagra, conmemorativo del XVIII aniversario

Cartel de Azagra, conmemorativo del XVIII aniversario

La plaza de las Canteras fue el escenario del acto central de celebración. En él se leyó el siguiente manifiesto, que reproducimos a continuación:

“Vecin@s, hemos sido convocad@s a celebrar el XVlll aniversario de la proclamada república independiente de Torrero. Es este un día dichoso, de feliz encuentro con nuestros iguales. Un día donde se repiten las demostraciones de afecto y amistad. Donde estrechamos los lazos que nos unen, compartiendo el ideal de independencia, justicia e igualdad que aquí nos trajo 18 años atrás. Y son estos valores los que nos impelen a ser protagonistas de nuestro futuro.

Porque… ¡torreristas!, somos irreductibles cual aldea gala, inasequibles al desaliento, tozud@s por naturaleza y estamos orgullosos de ser de barrio, de barrio obrero, de ser de Torrero. ¡Viva la República independiente de Torrero!

Amigos y amigas, hace unos pocos meses aires purificadores limpiaban el hedor que contaminaba muchas instituciones, se vislumbraba un tiempo nuevo, nos iluminaba la ilusión de alcanzar lejanas utopías. Pero, ¡ay, cuánta desdicha! La realidad nos golpea con inusitada violencia. Tanta infamia cometida, tanto latrocinio perpetrado, tantos derechos pisoteados no bastaron para que los profesionales del embuste desaparecieran por el sumidero de la historia. Esta casta apolillada, con un entusiasmo digno de mejor causa, convirtió este desdichado país en un pozo de corrupción, en un lodazal de cambalaches, en un estercolero de componendas.

Nada bastó, ni sus injustas leyes, ni sus infames recortes, ni sus desquiciadas políticas. ¡Nada!
El pueblo mancillado, víctima del virus de la idiocia, de la enfermedad de la locura o del vicio del masoquismo, se lanza en brazos de quien lo maltrata y humilla. Y, preso de una renovada amnesia, observa impávido este trampantojo del “Quítate tu pa ponerme yo”… y grita gozoso: ¡Vivan las cadenas! ¡Ver para creer!

Pero las buenas gentes de Torrero no desfallecemos. Retroceder nunca, rendirse jamás. Hoy aquí, al calor de El Cantero, nuestro presidente honorífico, criatura de firmeza pétrea, afirmamos alto y claro que nuestro barrio ni está en venta ni cotiza en bolsa. Y en vísperas de Los Santos Inocentes, añoramos un Herodes redivivo que perpetre una nueva degollina contra tanto mercachifle codicioso que pretenda convertirnos en burda mercancía.

Y sabedores como somos de que la perseverancia es gran virtud, no renunciamos a seguir construyendo un barrio digno de ser vivido. Un barrio con un comercio próspero y cercano, sin faraónicos puertos ni destartaladas plazas. Donde los monstruos de hierro duerman aparcados y las bicis tomen las calles. Con una sanidad pública de calidad y una educación pública y laica. Donde nuestros abuelos y abuelas tengan pensiones dignas, y el destino de nuestros jóvenes no sea la violencia del paro o las las cadenas del trabajo precario. Un barrio en el que no se produzca un desahucio más, y se acoja al migrante y al refugiado. Libre de terrorismo machista, libre de machirulos, perfecta simbiosis entre el machista y el garrulo.

Vecinos y vecinas, este es nuestro destino: ¡Construir un barrio justo y solidario, mestizo y feminista, okupa y obrero!

¡Viva la república independiente de Torrero!”.